CROQUIS DE LOCALIZACION

CROQUIS DE LOCALIZACION

domingo, 31 de julio de 2016

PADRE JESUS DE PETATLAN EN EL AÑO DE LA MISERICORDIA


PADRE JESUS DE PETATLAN
EN EL AÑO DE LA MISERICORDIA
Pbro. Lic. Juan Carlos Flores Rivas

Está en curso el Año Santo Extraordinario de la Misericordia convocado por el grande Papa Francisco. Y eso nos lleva a poner los ojos fijos en Jesús, pionero y consumador de nuestra fe. Y fundamentalmente a descubrirlo en los que sufren, para practicar las obras de la Misericordia: dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento, cubrir al desnudo, hospedar al forastero, dar cristiana sepultura a los difuntos, corregir al que se equivoca… estar cerca de todos, como Iglesia de puertas abiertas, como Iglesia en salida.
         El pueblo cristiano que peregrina en el Estado de Guerrero, ha venerado a Nuestro Señor Jesucristo de una manera singular, en el Santuario dedicado con el título de Padre Jesús de Petatlán. El actual santuario, de estilo modernista, se debe gracias a la iniciativa de un gran pastor, que regenteó la Parroquia de San Pedro Apóstol, por espacio de 65 años, marcados por un fructífero ministerio no solo en el ámbito eclesial, sino también en el social, y en el cultural: Monseñor Gregorio María Bello Carranza (1947-2000).
         Gracias al Padre Goyito, se consolidó la devoción al Padre Jesús de Petatlán, proyectándose a niveles internacionales, pues el Santuario alcanzó un afluente de peregrinos, durante esos años, sólo comparado con el Santuario del Santo Señor de Esquipulas en Guatemala (calculado en un millón de peregrinos al año, según datos proporcionados en su momento por los proveedores de ambos santuarios).

         No existen estudios comparativos para el caso del santuario de Petatlán, pero lo que si es cierto, es que a la pérdida irreparable del Padre Goyito, un pastor como los que nos pide el actual Papa Francisco (con olor a oveja, de puertas abiertas, siempre presente, sin sistemas de “aduanas”), el santuario decayó en un cincuenta por ciento, que algunos atribuyen a la inseguridad y la violencia, pero que innegablemente hacen entrañable la figura del gran pastor desaparecido, pues Guerrero siempre ha sido parte del México bronco.
         Sin temor a equivocarnos, podemos decir que la devoción a Padre Jesús de Petatlán es moderna, y surge de la predicación diáfana y sistemática del Padre Goyito, ya que la fe nace de la predicación de la Palabra. Por eso también, podemos decir de Padre Goyito, que mimetizó con Padre Jesús de Petatlán.
         La presencia cristiana en Petatlán se remonta a los inicios de la evangelización de estas tierras. Los estudios históricos no han llegado a la recuperación del trabajo de archivo, y por eso encontramos en los materiales que circulan, la repetición de lugares comunes, no comprobados.
         Los datos históricos disponibles, nos llevan hasta el ilustre historiador Alberto Carrillo Cázares en su estudio "Partidos y padrones del Obispado de Michoacán" (editada por el Colegio de Michoacán), dice allí aportando documentos como la Visita Pastoral del Obispo Morales, de Michoacán, que en 1550 Petatlán ya era curato atendido por clérigos. Y el historiador por excelencia de la UNAM, Peter Gerhard, dice que ya en 1571 había doctrinas seculares en... San Pedro Petatlán…

Estos dos datos, científicos, consistentes, conforme a la moderna crítica histórica, echan por tierra las ideas comunes constantemente repetidas por trabajos nada académicos, con los cuales se ha dicho que la parroquia fue fundada por el agustino Fray Juan Bautista Moya. Pero incluso la espléndida crónica de la Provincia conocida como Americana Thebaida (vitas Patrum de los Religiosos hermitaños de nuestro Padre San Agustín de la Provincia de San Nicolás Tolentino de Michoacán) escrita por Fray Matías de Escobar, su cronista; en el Capítulo X, con el título de: “En que se da noticia de los primeros ministros que fundaron los pueblos que hoy hay en la tierra caliente de Mechoacán”, se nos transmite la noticia de los trabajos apostólicos de Fray Juan Bautista Moya. Quien comienza su travesía “… por los años de mil quinientos cincuenta y dos”…, bajo la orden de Fray Francisco de Villafuerte, quien como Prior de Michoacán, “administró casi toda la Costa del Sur, faldas de la gran sierra”…
Esto quiere decir que para cuando Fray Juan Bautista Moya, “pasa” por Petatlán, después de 1552, éste lugar ya era Parroquia (llamada en aquél entonces “doctrina”, y era atendida por “clérigo”).
De la misma manera, la devoción a Padre Jesús es moderna, en el sentido de que nunca la parroquia cambió su nombra a Padre Jesús de Petatlán, sólo el santuario, y la Parroquia, y el Pueblo mismo, han sido llamados San Pedro Petatlán. De hecho, en las fotografías de archivo que se conservan, todas en blanco y negro, antes de derruir el antiguo templo parroquial, afectado por el volcán Paricutín, en el año de 1945. La Imagen de Padre Jesús no aparece ocupando el lugar central, sino que el centro lo ocupa la imagen de san Pedro apóstol. La Imagen de Padre Jesús, a juicio del Padre Goyito, debe ser del siglo XVIII, por la característica de que sus ojos son de cristal.
¿Por qué se celebra a un Cristo en su Pasión, en la Solemnidad de la Transfiguración, es decir, una celebración de gloria? Por una sencilla razón, porque el RESUCITADO ES EL CRUCIFICADO. Y nos dice San Juan de la Cruz, Maestro de vida espiritual, NADIE AMA LA GLORIA DE CRISTO SI NO AMA LA CRUZ DE CRISTO.
Particularmente en estos días, donde las noticias nos llenan de una grande indignación, ante la muerte inocente de tantos cristianos en el mundo, la imagen de Cristo sufriente nos llena de un valor inmenso. Él ha dado la vida por nosotros, él ha tomado la cruz, para marcarnos el camino, la verdad, y la vida. Dar la vida por los demás es mostrar misericordia, sentir el dolor de los que sufren, estar cerca de los necesitados.
El Año Santo de la Misericordia está llegando a su fin, pues terminará con la Solemnidad de Cristo Rey del Universo, el penúltimo domingo de noviembre. Hagamos caso al Señor Jesús que nos invita a dejarse amar por su corazón misericordioso. Dejemos que los rayos de luz que salen de su costado herido nos iluminen la existencia para construir un mundo de paz y de amor.


Te invitamos a celebrar a Padre Jesús de Petatlán en Acapulco en la Iglesia de San Judas Tadeo del Barrio de Tambuco (Caleta). NOVENA. Santa Misa todos los días a las 6 p.m. del viernes 29 de julio al sábado 6 de agosto de 2016. ¡Te esperamos! ¡Padre Jesús, del Padre eterno Verbo, humanado por nuestra salvación!¡Danos fuerza y valor! 

jueves, 28 de julio de 2016

28 JULIO 2016 ¡TODOS CON SAN JUDAS TADEO EN EL BARRIO DE TAMBUCO (CALETA)!

28 JULIO 2016 ¡TODOS CON SAN JUDAS TADEO EN EL BARRIO DE TAMBUCO (CALETA)!

28 JULIO 2016 HORA SANTA CON SAN JUDAS TADEO EN EL BARRIO DE TAMBUCO (CA...

28 JULIO 2016 HORA SANTA CON SAN JUDAS TADEO EN EL BARRIO DE TAMBUCO

28 JULIO 2016 ¡TODOS CON SAN JUDAS TADEO EN EL BARRIO DE TAMBUCO (CALETA)

domingo, 24 de julio de 2016

IN MEMORIAM: CARMEN HERNANDEZ, COFUNDADORA DE LA COMUNIDAD DEL CAMINO NEOCATECUMENAL


FALLECIÓ CARMEN HERNANDEZ, COFUNDADORA DE LA COMUNIDAD DEL CAMINO NEOCATECUENAL.
Pbro. Lic. Juan Carlos Flores Rivas.

La comunidad del Camino Neocatecumenal, es hoy una realidad eclesial que comprende 30.0000 comunidades, millón y medio de hermanos, 107 seminarios y 6.800 parroquias del Camino en 128 países del mundo. En Acapulco, esta comunidad tiene residencia en la Parroquia de San Judas Tadeo, en el Barrio de Tambuco (Caleta), Fraccionamiento Las Playas, donde cuenta actualmente con cuatro comunidades. Esta experiencia eclesial, surgida en Madrid hace ya más de 40 años, fue fundada por Carmen Hernández, en comunidad con Kiko Argüello, a quienes se agregó posteriormente el Padre Mario Pezzi, con quien conformaron el Equipo Internacional de Coordinación del Camino Neocatecumenal.

Carmen Hernández Barreda, nació en Ólvega, Soria, España, el 24 de noviembre de 1930, aunque de muy pequeña se trasladó con su familia a Tudela (Navarra), donde pasó la mayor parte de su infancia y juventud. Estudió la licenciatura en Química en Madrid. Tras licenciarse, decidió dedicarse a contribuir a la misión de la Iglesia católica y se retiró al Instituto de Misioneras de Cristo Jesús. Tras una estancia en dicho instituto, obtuvo la licenciatura en Teología. Luego, inspirada por el Concilio Vaticano II, Hernández pasó dos años en Israel para profundizar su comprensión de la Biblia y la importancia de la catequesis. De retorno a España, fue testigo de la primera comunidad catecumenal en Palomeras Altas, en los suburbios de Madrid, y se unió a aquel grupo coordinado por Kiko Argüello. Inspirados ambos por el carisma de Carlos de Foucauld, buscaron hacerse presentes entre los pobres.
A lo largo de su vida Hernández rechazó títulos honoríficos y premios; sin embargo, junto con Argüello, aceptó un doctorado en teología honoris causa de la Universidad Católica de América en Washington D. C. el 16 de mayo de 2015, en reconocimiento por «su dedicación a los pobres y el buen trabajo que han hecho por la Iglesia». La UCA es la única universidad Pontificia en los Estados Unidos y funciona bajo la directa supervisión de la Conferencia Episcopal Estadounidense y de la Santa Sede. La concesión del honoris causa a Carmen subraya su contribución fundamental a la formación de la síntesis teológico-catequética del Camino: sin su conocimiento existencial y profundo de la Escritura, de la renovación del Concilio Vaticano II y de la historia de la Iglesia, no se habría podido crear este itinerario de iniciación cristiana.
Carmen Hernández, falleció el pasado martes 19 de julio de 2016 a los 85 años. La catedral de Madrid, que tiene como título Santa María la Real de la Almudena ha acogido este jueves por la tarde la Misa funeral por Carmen Hernández, coiniciadora del Camino Neocatecumenal. En un templo abarrotado por itinerantes de esta realidad eclesial y centenares de fieles que querían darle su último adiós, el arzobispo de Madrid Carlos Osoro ha subrayado que «Carmen experimentó en Palomeras, aquí en Madrid, la gracia transformadora de la Palabra de Dios, cuando se encontró con Kiko entre los pobres y viendo cómo esta tenía una resonancia fascinante en ellos». «Allí Carmen quedó también fascinada. Y aún más cuando el arzobispo de Madrid, don Casimiro Morcillo, los animó a que siguieran en esta misión. Y Carmen, que había venido a buscar a Madrid jóvenes para ir a Bolivia, se encuentra con un descubrimiento fundamental en su vida para anunciar a Jesucristo Resucitado: el trípode. Palabra, liturgia y comunidad serán la base de un nuevo camino de encuentro con Cristo y con su Iglesia, de una nueva manera que fascina hoy a un millón y medio de cristianos que, repartidos en 30.000 comunidades, anuncian a Jesucristo», ha agregado el prelado.

En esta línea, monseñor Osoro ha destacado que la Resurrección del Señor provocó en la coiniciadora del Camino Neocatecumenal «un deseo misionero irresistible», que se manifestó en «tres grandes pasiones». En primer lugar, «puso la vida al servicio de este anuncio».  En segundo lugar, «sintió la urgencia de vivir con un testimonio sincero y valiente, realizado desde su carácter franco y con un lenguaje directo». Y en tercer lugar, vivió todo desde «un gran amor a la Iglesia», con ejemplos como su «papel en la redacción del estatuto del Camino aprobado por la Santa Sede», su «defensa de la mujer» o su «sincero amor al Sucesor de Pedro».
Al inicio de la Misa, justo antes de la entrada del féretro a la catedral, Kiko Argüello también ha tenido unas palabras de recuerdo para su compañera al frente del Camino Neocatecumenal, a la que ha agradecido que trajese «la riqueza del Concilio» y que le soportara «con paciencia». «Espero poder continuar con todo el follón que Dios ha permitido que hiciéramos juntos». Acto seguido, el nuncio de Su Santidad en España, monseñor Renzo Fratini, ha leído un mensaje del Papa Francisco, quien da «gracias al Señor por el testimonio de esta mujer, animada por un sincero amor a la Iglesia, que ha gastado su vida en el anuncio de la Buena Noticia en cada lugar, también aquellos más alejados, no olvidando a las personas más marginadas».
Junto al arzobispo de Madrid Carlos Osoro, han concelebrado en estos funerales, los cardenales Stanislaw Rylko, presidente del Pontificio Consejo para los Laicos; Ricardo Blázquez, presidente de la Conferencia Episcopal Española y arzobispo de Valladolid; Antonio María Rouco Varela, arzobispo emérito de Madrid; y Carlos Amigo, arzobispo emerito de Sevilla; así como monseñor Juan José Asenjo, arzobispo de Sevilla; monseñor Francisco Pérez González, arzobispo de Pamplona; monseñor Juan del Río, arzobispo castrense; monseñor Juan Antonio Reig Pla, obispo de Alcalá; monseñor José Manuel Lorca, obispo de Cartagena; monseñor José Mazuelos, obispo de Jerez; monseñor Juan Antonio Aznárez, obispo auxiliar de Pamplona; monseñor Jean-Pierre Cattenoz, obispo de Aviñón; monseñor José Luis del Palacio, obispo del Callado, y numerosos presbíteros.
         En los próximos, días mientras tiene lugar en Polonia la Jornada Mundial de la Juventud con el Papa, en los días posteriores se realiza un encuentro de los jóvenes del Camino Neocatecumenal en el que se espera la participación del Papa Francisco, y en ella, se prevee el nombramiento de un nuevo coordinador internacional de la experiencia eclesial que supla a Kiko Arguello, de manera que la Divina Providencia dispone de esta forma, que el Camino Neocatecumenal consolide su proceso de estructuración en vías a su supervivencia posterior a la desaparición de sus fundadores. Proceso que inició el Papa Benedicto XVI al autorizar los Estatutos, y ahora el Papa Francisco al autorizar todos los rituales realizados por el Camino Neocatecumenal en cada uno de sus pasos, quedando pendiente la autorización de los formularios litúrgicos para sus Eucaristías.


         ¿Quieres conocer la experiencia del Camino Neocatecumenal en Acapulco? Te invitamos a que los contactes en la Parroquia de San Judas Tadeo en el Barrio de Tambuco.

domingo, 17 de julio de 2016

UN MAR DE MISERICORDIA: FIESTA DE NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN 2016


UN MAR DE MISERICORDIA:
FIESTA DE NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN 2016
Pbro. Lic. Juan Carlos Flores Rivas.

         En este año 2016, nombrado Año Santo Extraordinario de la Misericordia por indicación del Santo Padre Francisco, la Solemnidad de Nuestra Señora del Carmen se presenta como “Un mar de Misericordia”. Pues la experiencia espiritual surgida del Monte Carmelo, a partir de que el Santo Profeta Elías hace de ese lugar santo lugar de oración y de contemplación, ha dado un innumerable caudal de vida espiritual, entre los cuales se cuentan grandes maestros de oración, como Santa Teresa de Jesús, San Juan de la Cruz, Santa Teresa Benedicta de la Cruz (Edith Stein), y últimamente, quien será próximamente canonizada Sor Isabel de la Trinidad.
Hoy huele a mar y brea, a salitre y arenal de playa, a calina de tinglado portuario y brisa de bahía. Hoy suena el ambiente a salve marinera y sirena de navío, a algarabía de mudada muchedumbre, volteo de campanas y alegre pasacalles. Hoy alumbran la tarde luces de faros solitarios y destellos de aguadas flores. Hoy procesionan gentes y barcos. Hoy es día de misa mayor en cientos de poblaciones españolas. Hoy pescadores y marineros homenajean, con sus autoridades, a la Patrona del mar. Hoy es la festividad de la Virgen del Carmen, a quien Rafael Alberti (1902-1999) calificó de “sol de la marina” y de la que dijo que “la cúpula del mar será su tiara y nimbo la ilusión del cielo”.
Afirmó esto cuando era un joven escritor de veintidós años que, en su libro ´Marinero en tierra´, evocaba con nostalgia las vivencias infantiles del mar de su localidad natal –El Puerto de Santa María–, de la que se encontraba temporalmente alejado para recuperarse de una afección pulmonar en la población segoviana de San Rafael, en la sierra de Guadarrama. En esta obra, el poeta gaditano, mediante la incorporación de formas populares, canta el mar idealizado de sus primeros años de existencia, acudiendo incluso a recursos líricos del cancionero tradicional. Estas circunstancias, unidas a la formación religiosa adquirida durante la primera enseñanza cursada con las Carmelitas de su ciudad, permiten entender el empleo de la simbología mariana a la hora de recordar en este poemario la fiesta marinera que hoy se conmemora.
         Pero, ¿qué se celebra en concreto de la Virgen del Carmen el día 16 de julio? Concretamente, este año de la Misericordia 2016, celebramos el 765 aniversario de la aparición de la Santísima Virgen a San Simón Stock, momento en el que le entrega al Santo Escapulario, prenda de reconciliación y de paz.
¿Quién era Simón Stock? Nace en el condado de Kent (Inglaterra) en el año 1165. Su apellido Stock hace alusión a un "hueco de tronco" donde de pequeño y de joven, Simón pasaba largas horas en oración como un ermitaño. Cuando llega el primer carmelita a Inglaterra ingresa a la Orden. Lleva allí una vida ejemplar y piadosa. En un capítulo general reunido en Aylesford fue nombrado general de la Orden del Carmelo. Desempeñará este servicio hasta su muerte.
Era muy devoto de la Virgen María, por lo que se le ha llamado "el amado de María". A Ella le componía himnos, que luego recitaba.
Rezaba así San Simón Stock cada día pidiendo por su Orden: Flor del Carmelo, Viña florida, esplendor del cielo; Virgen fecunda y singular; oh Madre dulce, de varón no conocida; a los carmelitas, proteja tu nombre, estrella del mar.
Una de sus mayores preocupaciones era la difusión de los carmelitas en Inglaterra y toda Europa; por ello funda diversos conventos en las principales ciudades universitarias como por ejemplo Oxford (Inglaterra), Cambridge (Inglaterra), Boloña (Italia) y París (Francia).
A él se le aparece el 16 de julio de 1251 la Virgen (en ese entonces San Simón Stock era Superior de la Orden del Carmen) y le entrega un escapulario mientras le dice: "Toma este hábito, el que muera con él no padecerá el fuego eterno"." Toma, hijo querido, este escapulario; será como la divisa de mi confranternidad, y para tí y todos los carmelitas, un signo especial de gracia; quienquiera que muera portándolo, no sufrirá el fuego eterno. Es la muestra de la salvación, una salvaguardia en los peligros, un compromiso de paz y de concordia".
Llevar el escapulario constituye una promesa de morir en gracia y salir del purgatorio lo antes posible (a más tardar el sábado siguiente a la muerte). No es un amuleto o protector mágico sino es un compromiso a vivir en forma mariana o sea imitando las virtudes de la Santísima Virgen. Esta devoción se divulgó rápidamente. San Simón Stock muere en Burdeos (Francia) el 16 de mayo de 1265, haciendo una visita pastoral. Es enterrado allí. En el año 1951 es trasladado a Aylesford. Es venerado por los Carmelitas desde por lo menos 1564, la Iglesia aprueba que los carmelitas celebren esta fiesta.
En la Parroquia del Carmen de Acapulco, en el Barrio de El Hueso, un espléndido vitral en la sacristía reproduce el momento de gozo cuando la santísima Virgen del Carmen le entrega a San Simón Stock el sacratísimo escapulario. Y es la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen en el Barrio del Hueso, el centro espiritual del que irradia la bendita presencia de esta santa Señora, como un nuevo Carmelo, ahora en la ciudad y puerto de Acapulco. Cual Estrella del Mar (Stella Maris), la Virgen del Carmen es protectora de los marineros, navegantes, y gente del mar.
Una antigua tradición afirma que, cuando los religiosos carmelitas se vieron forzados a abandonar el Monte Carmelo por la invasión de los sarracenos, mientras cantaban la Salve, se les apareció la Virgen y les prometió ser su Estrella del Mar. Con el paso del tiempo, también los marinos –acostumbrados como estaban a guiar su rumbo por las estrellas– depositaron en Ella su devoción como Patrona. Igualmente, los demás creyentes confiamos en María para que, en las procelosas aguas de la vida, como estrella del mar nos guíe hacia el seguro puerto de su Hijo y –con Alberti– le imploramos:

¡Oh, Virgen remadora, ya clarea, la alba luz sobre el llanto de los mares! Contra mis casi hundidos tajamares, arremete el mastín de la marea. Mi barca, sin timón, caracolea, sobre el tumulto gris de los azares. Deje tu pie, descalzo, sus altares, y la mar negra verde pronto sea. Toquen mis manos el cuadrado anzuelo -tu escapulario-, Virgen del Carmelo, y hazme delfín, Señora, tú que puedes… Sobre mis hombros te llevaré a nado, a las más hondas grutas del pescado, donde nunca jamás llegan las redes.